​¿DEBERÍA SER YO UN ASESOR EN LA INDUSTRIA DE SERVICIOS FINANCIEROS?

¿POR QUÉ SER UN Agente empresario EN GNP SEGUROS?

Esta no es una carrera en la que usted “prueba”. La asesoría financiera es una profesión, tal como el Derecho o la Medicina, y requiere de un nivel profesional de compromiso. Como en Derecho y Medicina, una carrera en asesoría financiera requiere de una educación adicional, un adiestramiento especializado, un esfuerzo intenso y de algún sacrificio. Por esta razón, para aspirar a una carrera de servicios financieros, debería dedicar el mismo nivel de pensamiento que podría para dedicarse en la Facultad de Derecho o de Medicina.


Este es un recorrido únicamente para aquellos que están realmente comprometidos. Sin embargo para esos pocos, las recompensas son altas. Usted experimentará las tres C de esta carrera: contribución, control y compensación.


  • Contribución. La asesoría financiera no es acerca de las ventas. Es acerca de ayudar a otros, ayudarlos a prepararse para los riesgos que todos enfrentamos y estar allí cuando ellos más lo necesiten. En esta carrera, usted literalmente cambiará el rumbo de la vida de las personas.


  • Control. Usted tendrá control sobre su práctica. Decidirá quiénes son sus clientes y cómo dedicará su tiempo. Convertirse en un asesor es como entrar al negocio por usted mismo, pero sin la inversión de capital que se necesita para iniciar un negocio y con el gran apoyo de su compañía y agencia o empresa.


  • Compensación. Los asesores invierten tempranamente una gran cantidad de tiempo y esfuerzo en la carrera. Sin embargo para aquellos que llegan al final, las recompensas pueden ser altas. En un informe escrito publicado por Monster Intelligence y con base en parte en la investigación de GAMA Foundation, la asesoría financiera se reportó como una de las 10 carreras mejores pagadas de Estados Unidos.


Los asesores más exitosos también disfrutan de un estilo de vida verdaderamente equilibrado. A medida que su práctica crece, puede ser que usted trabaje menos, en vez de trabajar más. En el reporte, un asesor indicó: “Ahora tomo 14 semanas de vacaciones al año, pero no tuve vacaciones durante mis primeros tres años en el negocio.”